TRIDUO DEL ROSARIO

Como sabéis y os he recordado en esta misma página tenemos previamente a las fiestas en honor de nuestra Madre, la Virgen del Rosario, como hacemos todos años , la celebración del triduo en honor de la Virgen. Es doloroso ver como año tras año la asistencia va disminuyendo, por eso, tenemos que concienciarnos de la importancia de esta celebración, para los que celebremos las fiestas siendo auténticos creyentes. Es el momento propicio de, a lo largo de tres días, disponernos desde la meditación, la escucha de la Palabra y la celebración eucarística, a celebrar la solemnidad del 8 de septiembre en la Eucaristía. Es el hacernos ver que la fiesta no es solo el jolgorio, sino que el centro de la fiesta es nuestra Madre, la Virgen. Por eso os animo de verdad a asistir los días 3, 4 y 5 de septiembre a la celebración del triduo.

Este año en el triduo nos centraremos en tres aclamaciones de las letanías que recogen los dogmas marianos que se han proclamado, a lo largo de la historia:

1er. día: Madre Inmaculada, ruega por nosotros. Dogma de la Inmaculada, Pio IX, bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854.

2º día: Reina asunta a los cielos, ruega por nosotros. Dogma de la Asunción. Pio XII, bula Munificentesimus Deus, 1 de noviembre de 1950.

3er día. Santa Madre de Dios, ruega por nosotros. Dogma de la maternidad divina de María. Concilio de Efeso, año 431.

¿Te ha gustado este contenido?

Puntos: / 5. Votos:

Siento mucho que no te haya gustado.


Comparte este contenido: